14 octubre, 2014

El Dios de los filósofos

La expresión «el Dios de los filósofos», en virtud de su propia estructura sintagmática, podría interpretarse inicialmente como una incitación hacia un objetivo preciso: la determinación del supuesto modo (unívoco) según el cual, los filósofos se comportan ante Dios que, por otra parte, se supondrá también que funciona como una idea más o menos homogénea.

El artículo «el», en singular, del sintagma, así lo pide, al menos por relación a la supuesta clase homogénea de los filósofos sugerida también por esa especie de genitivo subjetivo «de». Pues, aunque por razón del significado, «Dios» no es propiamente complemento de ningún nombre, sin embargo, el sintagma «el Dios de los filósofos» podría interpretarse como un genitivo subjetivo, o si se quiere, como un predicado subjetivo (de los filósofos), es decir, el Dios que poseen los filósofos, el Dios que ellos se forjan –pues la interpretación del «de» a modo de un genitivo objetivo (algo así como «el Dios que inspira o protege a los filósofos», por analogía con el «Dios de los ejércitos», en cuanto predicado objetivo similar al de «tangente de X» por relación a «y») está, aquí, fuera de lugar por su carácter metafísico o, en todo caso, porque tal interpretación no sería inmediatamente filosófica, sino religiosa.

La situación de este genitivo subjetivo asimilado, en este caso, se complica inmediatamente, por cuanto el contenido de ese «Dios de los filósofos» puede entenderse, o bien tal como lo exponen los propios filósofos (diríamos, en perspectiva emic, directa, «cóncava»), o bien, como contenido del significado del Dios de los filósofos tal como es percibido desde fuera de la Filosofía, por ejemplo, desde una religión positiva (un Dios de los filósofos en sentido estricto, pero refractado, convexo, etic). Para evitar prolijidades, y sobre todo, para evitar el inicio de una multiplicación infinita en espejo, supondremos que la representación del «Dios refractado» ha de estar ya incorporada, de algún modo, en el concepto mismo, emic, del Dios de los filósofos, y por consiguiente, que el referirnos a este Dios no equivale a internarnos en una esfera completamente aislada e ignorante de la esfera religiosa, del Dios de los fieles.

Gustavo Bueno. Cuestiones cuodlibetales sobre Dios y la religión.
Cuestión 3: El Dios de los filósofos
Mondadori, Madrid 1989, págs. 115-145

Emic y Etic.

- – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – -

La estructura interna de las oraciones (sintagmática) incluye las diversas propuestas y enfoques teóricos para explicar por qué las oraciones no son simplemente concatenaciones simples de palabras. Es decir, las oraciones no se componen de cadenas de palabras ordenadas arbitrariamente sin sentido. Contrariamente a esto es un hecho conocido que existen “principios” o “reglas” de buena formación que cualquier hablante conoce de manera intuitiva sin necesidad de instrucción formal. Es decir, la organización interna de la oraciones está regida por numerosas restricciones o reglas que todos los hablantes nativos conocen, aunque generalmente solo a nivel inconsciente. – Wikipedia.
15 abril, 2014

Mundos paralelos

La infinitud del espacio es la extensión lógica del dualismo cartesiano: una vez que el sujeto se separa del objeto, no hay ninguna razón para que el mundo «allá fuera» no se separe indefinidamente. Los Otros Mundos tradicionales son siempre finitos porque la imaginación es siempre autolimitadora y se representa a sí misma en términos de metáfora espacial particular. La idea del «espacio exterior» no tiene esos límites porque es un Otro Mundo que ha sido literalizado para que tenga continuidad con éste. Es un espacio al que no se le ha permitido ser metafórico y por lo tanto es indefinido, ilimitado, vacío.

Al mismo tiempo, dado que la imaginación sólo puede ser negada, pero no suprimida, la metáfora se introduce de nuevo. Albert Einstein sugirió, por ejemplo, que el espacio es finalmente -como la imaginación- autolimitador, que se «curva» para formar un universo que se contiene a sí mismo. Los teóricos modernos, independientemente de que puedan discrepar en los detalles, coinciden en que nuestro universo no es, por decirlo así, lo bastante infinito. Necesitan más y mayores universos para llenar el vacío. «Wheeler propone que un número infinito de universos se suceden en el tiempo; Zel’dovich piensa que una formación verdaderamente infinita de espacio-tiempo vacío puede estar picoteada por burbujas temporales, fluctuaciones cuánticas, en una de las cuales vivimos.»”

mundosparalelos Seguir leyendo

18 febrero, 2014

La palabra perdida

Ya perdió su poder la palabra, ya no sirve el escudo de letras
Ahora todo se hunde y penetra cual si fuera una daga macabra
Ya el refugio esfumó sus paredes, ahora el alma está expuesta, perdida
Ya no hay puertas, entradas, salidas; sólo un mar infestado de redes. Seguir leyendo

26 octubre, 2013

Los zapatos son camino y destino.

Telos_presto

Esos, los mensajes capaces de trascender las religiones, son la mejor moral.

Los que te ponen a pensar… te muestran el camino.
Con el ejemplo, pero sin pedirte que entres a sus templos. Seguir leyendo

1 octubre, 2013

Iguásen Adrím

Cuando desperté tenía toda la sensación de haber estado en un sueño, en uno raro y hermoso.

La olas del mar se oían a lo lejos, luego cerca, luego más cerca, luego muy cerca, luego estallaban en mi oreja las dulces palabras de una vieja, que hablaba en lengua extraña, y me volvió la sensación lejana y luego cercana del mar y la ola, la ola y la arena, la arena en la oreja, y una media vieja, y un poncho de lana, que en media mirada llegaba a mi oreja; como susurradas:

- Iguásen Adrím. Me dijo la vieja.
– Yo no sé quién soy, le dije a la anciana.

media-vieja-loca Seguir leyendo

Etiquetas: , ,
30 septiembre, 2013

El hijo amado.

Aparecemos. Nacemos, crecemos por el azar,
-A la buena de Dios- (x 2 cojones!)
Producto de un solo espermatozoide,
un pálido punto blanco entre millones, (reservado)
el más veloz (quizás), el de más suerte, que alcanzó primero su blanco,
su objetivo, su motivo de burlar la muerte aún sin ser vivo. Seguir leyendo

3 septiembre, 2013

Adivinar y contar

Adivinar y Contar son dos conceptos que muestran, a lo largo de los tiempos, que la expresión humana, su pensamiento y sus herramientas comunicativas se configuran bajo diversos modelos.

girasol

Las matemáticas y la adivinación son modos alternativos del lenguaje, aunque en su forma más primitiva nos llegan a menudo velados y llenos de ambigüedades. Seguir leyendo

Etiquetas: ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores