Aprender a ser felices

Cuando he apresurado ciertas decisiones he corrido el riesgo de que no se concreten.

Como aquella vez que tomaste la fruta del árbol, aún sabiendo que no estaba lo suficiente madura, le diste unas pocas mordidas y la olvidaste. La Vida -como el árbol- siempre te da (aunque sea por temporadas); eres tú quien se precipita a tomar lo que aún no está listo. Dicen que todo apuro procede del Diablo.

Cuando te has apresurado, en el mejor de los casos logras resistir el trago amargo hasta que lo recibido madure contigo, aunque en realidad debería ser alrevés. En otras ocasiones, el impulso inicial -provocado por la prisa- se desvanece o degenera rápidamente, como le pasa a todo lo que no es natural. Y te olvidas de él, no estaba listo, no estabas listo.

Así sucedió cuando intenté crear mi primer blog. Mucho entusiasmo, de sobra para empezar; luego, el olvido… Tanto así que cuando la asignatura de Computación nos solicitó que creemos un blog personal, quedé sorprendido al querer registrarme en wordpress.com y ver que ya existía un usuario con mi código… claro, era yo mismo! Hoy me hago consciente de un impulso olvidado, pero no borrado.

 Del inconsciente sólo se borra lo que se resuelve, todo lo demás queda como germen, semilla diminuta capaz de manifestarse cuando las condiciones de luz, agua y tierra son las apropiadas. Si la semilla crece donde no debe, suele llamarse maleza.

Sabemos entonces el por qué de este blog, sería sensato explicar el por qué del post… En primer lugar por la sencilla razón de que el deber de Computación pedía que el post lleve un video; en segundo, porque la carrera que curso es Psicología, y pienso que la finalidad última de la psicología es Aprender a ser felices.

Y esto último tiene que ver con lo primero, porque si el origen de la felicidad es tener lo que queremos; entonces el origen de la prisa es querer tener lo que aún no debemos tener.

Claro que si “la prisa procede del Diablo”, también podemos suponer que la felicidad tiene otro origen.

Para y piensa…

Etiquetas:

One Comment to “Aprender a ser felices”

  1. At, to learn to be happy – that is the elusive butterfly that many people chase, when it’s really inside patiently waiting to be discovered.
    you, my friend, already know that!
    i am honored to know you and call you my friend!
    lisa/z

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: